Posteado por:
joelliurner
Administrador



Joveret Sociedad Israelí

Joveret de Sociedad Israelí


Bajar Material completo de:
http://habonimdror.com/files/JoveretTojnitSociedadIsraeli.pdf

Prostesta social
Status Quo
Ruaj Tzahal
Distintos grupos religiosos del judaísmo
Otras religiones: cristanismo e islam
Religiosos vs Laicos
Composición de la sociedad israelí y multiculturalismo

La protesta social: La condecoración a Dafni Lif.
Haaretz, 05/09/2011

Luego de que Dafni Lif culminara su discurso en la manifestacion, se le acerco a ella Alon Cohen y le dio la condecoracion que recibio en la segunda gerra del Libano " La lucha por la casa es mas importante que la guerra exterior" le dijo Cohen a la lider de la protesta.
En el final de la manifestacion, antes de ayer, luego de que la enorme cantidad de gente comenzo a retirase de la plaza Del Estado (kikar hamedina), encaro Alon Cohen su camino hacia el escenario central de la manifestacion. "Me adelante hasta la cerca que rodea el escenario y la llame" el se refiere a Dafni Lif. "Ella justo estaba con sus padres y se me acerco, le pregunte si se acordaba de mi, nos vimos en el comienzo de la protesta en las carpas, ella dijo que si". "Le dije que me molestaba que algunos periodistas quban que hicieron su servicio en Galei Tzahal, cuestionaron que no hizo la tzava, no entendi por que la cuestionan. Pense que es justo cuestionar cosas que se dicen y no una joven de 25 años llena de buenas intenciones, tampoco le hizo mal a nadie. Yo veo en ella un simbolo, le dije que yo hice la tzava para ella, y le di mi condecoracion de la "unidad" que recibi en la segunda guerra del Libano. Al principio se nego a recibirlo, pero al final acepto. Nos abrazamos y luego el padre de ella vino y me abrazo fuerte, el se emociono mucho y yo tambien".
La situacion tan especial fue una cuestion muy personal de Cohen, que llego a la imprenta porque una compañera del diario vio la situacion y convencio a Cohen de que le cuente al publico lo que hizo.
El es un analista de programas de 39 años y en los ultimos cuatro meses esta desocupado, llego a la manifestacion luego de estar un mes en Miluim. La condecoracion la recibio en septiembre de 2007 junto todo el peloton 7012. "combatimos alla durante dos semanas seguidas, nos cuenta cohen, que estaba en la unidad de francotiradores". "Fuimos los que mas profundo entramos en la guerra, ocho kilometros para adentro, durante la guerra tomamos pricioneros, estuvimos expuestos a duros enfrentamientos, tomamos depositos de armas, conseguimos informacion de inteligencia y salimos sin ninguna baja, por esto tengo que reconocer que no me fue facil darle mi condecoracion, esta es una de las cosas que uno le quiere mostrar a sus nietos. Pero ella se merece la condecoracion, ella fue la que saco esta protesta a la luz y hay que darle fuerzas. Tambien le dije: " Lalucha por la casa es mas importante que la guerra exterior".
Lif, esta muy conmovida por la actitud de Cohen. "No tengo palabras, desde mi punto de visto esto fue un momento crucial de los ultimos dos meses", ella dice, "Mi padre se ahogo por las lagrimas y fue a hablar con Alon, mire a Alon a los ojos y el es puro corazon y esta claro lleva un dolor de hace mucho tiempo, me es dificil digerir aun esta actitud de el. Nosotros hablamos todo el tiempo que la protesta genera un dialogo distino y para mi la situacion con Alon fue una expresion fuerte de este cambio de dialogo. Como dije en mi discurso en la manifestacion, si nosotros todo el tiempo el tiempo que la situacion de seguridad se transformo en un valor, en vez de ser solo una situacion, cuando Alon decidio darme justamente a mi la condecoracion, que recibio en la guerra, es claro que esta habiendo un cambio, por sobre el dialogo por la vida"

Sionismo de verdad
Por: Shlomo Avineri
Si bien Herzl no era socialista, comprendió muy bien que un proyecto revolucionario como el sionismo no tendría éxito, mientras estuviera basado únicamente en el modelo capitalista de mercado. Por eso en "Altneuland" describe a la Eretz Israel futurista como una sociedad de bienestar, una especie de tercera vía entre capitalismo y socialismo.
Se trata de una sociedad donde las riquezas naturales -tierra, agua, yacimientos- pertenecen a todos; la industria es en su mayoría cooperativa, al igual que la agricultura; el comercio minorista está en manos privadas. La sociedad le garantiza a sus ciudadanos educación, salud y cuidados. Pero para hacer uso de los servicios de bienestar, todos tienen la obligación -hombres como mujeres- de un Servicio Nacional de dos años. Herzl denomina a este camino intermedio "mutualismo", inspirándose en la experiencia económica y social europea: del capitalismo toma la sociedad judía futurista los principios de libertad y competencia, y del socialismo toma los principios de igualdad y justicia.
Esta concepción es válida hoy, como fue válida -y revolucionaria- cuando Herzl la planteó en 1902. El movimiento sionista, el Ishuv en Eretz Israel y el Estado de Israel en los primeros diez años de su existencia, marcharon por esa senda, profundamente conscientes de la necesidad de institucionalizar la solidaridad social, como condición para el éxito del proyecto sionista. No es casual que Israel ha sido objeto de admiración e imitación para tantos individuos y movimientos en occidente; porque supo combinar sabiamente -en condiciones nada fáciles- democracia y libertad con fuertes principios de solidaridad social. No tiene sentido idealizar a Israel y considerarla como sociedad ejemplar; pero no cabe duda que uno de sus logros más importantes fue su capacidad para mantener la cohesión social con un relativo alto grado de igualdad.
Esta combinación otorgó al Movimiento Laborista ventaja sobre el Movimiento Revisionista, embanderado en el "monismo", es decir, en la focalización únicamente en los objetivos políticos nacionalistas. El Estado de bienestar que fue creado aquí permitió absorber millones de olim de países en crisis de Europa Oriental y del Medio Oriente - impresionante emprendimiento que, a pesar de todos sus defectos, no tiene precedente histórico por sus dimensiones; y tuvo lugar, no en un rico país escandinavo o en Suiza, sino en una sociedad pobre y carente de medios, que se encontraba sitiada política y militarmente. Solemos despreciar y quitar mérito a esta hazaña.
El mundo cambió mucho, y el fracaso histórico del Movimiento Laborista fue que no supo lidiar con estos cambios de manera sistemática. En lugar de ello fue adoptado un modelo simplista de privatización, que tuvo frente a sus ojos la economía neo-capitalista de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Los gobiernos del Likud lideraron estos procesos, pero no se puede negar, además, que el Laborismo perdió la fe en su "justo camino".
La actual protesta social es una consecuencia directa de los trastornos creados por este capitalismo salvaje, que fue acompañado -debido a intereses políticos de coalición- de un sistema global de subsidios gubernamentales de viviendas, empleo en el sector público y reducciones disparatadas de impuestos para colonos y ultra-ortodoxos. Quienes cargan sobre sus hombros estos subsidios sectoriales son quienes ahora protestan, jóvenes que pagan impuestos, sirven en el Ejército y aportan a la economía.
Es difícil predecir adónde conducirán estas protestas. Pero está claro que aquí sucedieron tres cosas revolucionarias: primero, se trata de manifestantes que no pertenecen a la ultra-ortodoxia, ni al fundamentalismo de derecha, ni a aquellos obsesionados con Sheikh Jarrah o Bil'in - sino la columna vertebral de la sociedad israelí. Segundo, va quedando claro que la democracia está basada en el pueblo y su participación en el sistema político, y no sólo en las sentencias de los tribunales de justicia. Y por último, parece ser que el modelo neo-capitalista (que claramente produjo las crisis económicas por las que pasa Occidente) es opuesto a las necesidades y valores del proyecto sionista. Por eso es maravilloso ver las banderas de Israel izándose en las manifestaciones, luego de que parecía que las había monopolizado la derecha colona. La protesta no es solamente social; es sionista, en el sentido más profundo, justo y humano del sionismo.

La rebelión de los esclavos
Por: Yair Lapid
Antes los esclavos sabían quien era el patrón. Si llamaban al esclavo "Jefferson", era porque trabajaba en el campo de Jefferson. Los esclavos modernos ni siquiera conocen quien sostiene la otra punta de la cuerda. Una red intrincada de nudos envuelve sus vidas.
Mis hermanos esclavos,
Permítanme comenzar y decirles, que a pesar de todo lo que han oído, de todo lo que escucharán, ustedes tienen razón.
En los próximos días, se reíran de ustedes; dirán que no tienen metas y vuestros verdaderos móviles son políticos; explicarán que vuestra protesta es infantil y pretensiosa; los atiborrarán con decisiones cuyo único objetivo es disimular el hecho de que nada ayudará. Ustedes aún tienen razón.
Ustedes tienen razón porque se han convertido en esclavos.
Las ataduras son transparenttes, las cadenas en vuestros piés son invisibles, pero aún lastiman. Son esclavos de las hipotecas, esclavos de los alquileres, esclavos de los precios de los alimentos, esclavos de los precios del combustible.
Ustedes son esclavos de la burocarcia y de la administración indiferentes a vuestro destino; esclavos de los ricachones que se transfieren unos a otros los millares de shékels, que gran parte de ellos fueron tomados del dinero de vuestra jubilación sin que se molestaran en preguntarles o darles una explicación.
Esclavos de un régimen que se convirtió en un club de amigos cerrado en el que permanecen las mismas personas que se intercambian reiteradamente en las mismas funciones, concluyen los asuntos con un guiño de ojo y saben que nunca tendrán que pagar el precio del fracaso.
Ustedes son esclavos dado que la esclavitud es un estado en el que uno trabaja y el otro gana.
Si el queso cottage aumenta, el combustible aumenta, el alquiler aumenta, los pagos por sanidad aumentan, pero ustedes ganan lo mismo, o menos, entonces es otro el que gana. Alguien con contactos, sin problemas, alguien que conoce muy bien las reglas del juego.
Porque si la mayoría de los productos básicos es mucho más cara que en Europa o EE.UU, y al mismo tiempo ustedes ganan mucho menos que en Europa o EE.UU, este es entonces un nuevo modelo de esclavitud. Nadie los azota con látigos en los campos de algodón, pero tampoco es necesario, ustedes están atados a esta tierra.
Por lo menos antes los esclavos sabían quien era el patrón. Si llamaban al esclavo "Jefferson", era porque trabajaba en el campo de Jefferson. Los esclavos modernos ni siquiera conocen quien sostiene la otra punta de la cuerda. Una red intrincada de nudos envuelve sus vidas, los dirige sin que ellos sepan cómo funciona.
Nosotros no somos socialistas, hermanos esclavos, pero sabemos reconocer la injusticia cuando la vemos. La clase media israelí paga por quien está debajo suyo, y eso está bien; pero también paga por quien está encima suyo, y eso no está bien.
Ella paga por los indigentes, y sus impuestos sostienen a un niño en Bnei Brak y a otro niño en Umm al-Fajm; y no tenemos ninguna queja por ello. Toda sociedad humana debe ocuparse de los más débiles.
¿Pero como puede ser que la clase media pague por quien está encima suyo? ¿Cómo es que el dinero que debería permitir a los nuevos esclavos terminar el mes, vaya a parar a los grupos con intereses más fuertes que el de ellos?
En los últimos días muchos dedos acusadores se alzaron fuera de las carpas de protesta. Ellos se dirigieron a los ricachones, a los asentamientos, a las grandes comisiones, a los ortodoxos, a los trabajadores del sector público. Desde el punto de vista de los esclavos, está todo bien. Cuando eres esclavo, todos pasan a ser tus dueños.
¿Por qué el gobierno permite que se llegue a esta situción? Porque sabe que callaremos. Dado que los esclavos siempre callan. Porque si empezamos a gritar y a enojarnos, el gobierno sólo necesita esperar; algo ya llegará: la próxima guerra, desalojar un asentamiento, el mes de septiembre en la ONU. Siempre algo ocurrirá que permita enarbolar la bandera patriótica y hacerla flamear ante los ojos de los esclavos para que éstos se mantengan en silencio.
Callarán y continuarán yendo a la reserva del ejército; callarán y seguirán pagando clases particulares para sus hijos porque el sistema educativo no es suficientemente bueno; callarán avergonzados frente a sus padres cuando soliciten ayuda para el alquiler; callarán y estarán parados en interminables embotellamientos horas y horas.
Sí; esta es una inequívoca característica de los nuevos y modernos esclavos: son invisibles. Nuestro gobierno, mientras estrecha su mano secretamente por debajo de la mesa con representantes de los ricachones y grupos con intereses diferentes, no recuerda la mayoría del tiempo que ellos existen.
La economía no es un objetivo; es un medio destinado a mejorar la vida de los habitantes. La economía no es un éxito si los sueldos no aumentan, si los precios son caros, si el nivel de vida de los esclavos continúa descendiendo.
La economía no es un éxito si una persona no paga el precio de los fracasos.
¿Acaso alguien paga el precio del tren que no llega? ¿el precio de la muerte de la anciana que nadie desalojó del pasillo del hospital? ¿el precio del jóven aprendiz que abandonó con rabia impotente el hospital porque ya no puede más?


Acuerdo de Status-Quo
19 de junio de 1947
David Ben-Gurión: Presidente de la Agencia Judía.
El Jazón Ish: líder espiritual de Agudat Israel.

El acuerdo de status-quo proporcionó un marco para determinar las reglas que regirían la relación entre religión y estado en Israel desde 1948. El marco apareció en una carta enviada el 19 de junio de 1947 por David Ben-Gurión, Presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía, a la organización ultra-ortodoxa Agudat Israel Mundial. La carta delineó las posiciones de la Agencia Judía ("el gobierno en espera" del estado judío que sería establecido el 14 de mayo de 1948) con respecto a la "Naturaleza Judía" de Israel.
Cuatro días antes, el 15 de junio de 1947, el Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina (UNSCOP) comenzó su visita de recolección de datos en Palestina, y Ben-Gurión envió la carta como parte de sus esfuerzos para crear un frente judío unido que apoye la posición sionista. Aunque muchos aspectos del acuerdo han sufrido transformaciones desde 1947, el principio que lo subraya se mantiene como un pilar central para regular la relación entre religión y estado en Israel.

19 de junio de 1947
A la Federación Mundial Agudat Israel
Caballeros:
El Ejecutivo de la Agencia Judía ha oído de su Presidente vuestro pedido de garantizar los asuntos maritales, el Shabat, la educación y la kashrut [leyes dietarias judías] en el Estado Judío a levantarse en nuestros tiempos.
Como el Presidente del Ejecutivo os ha informado, ni el Ejecutivo de la Agencia Judía ni ninguna otra institución en el país están autorizados a determinar la constitución del Estado-en-construcción judío por adelantado. El establecimiento del estado requiere la aprobación de las Naciones Unidas, y esto no va a ser posible a menos que el estado garantice la libertad de consciencia para todos sus ciudadanos y deje en claro que no tenemos la intención de establecer un estado teocrático. El Estado Judío también tendrá ciudadanos no-judíos - cristianos y musulmanes - y derechos iguales completos para todos los ciudadanos y la ausencia de coerción o discriminación en asuntos religiosos u otros temas claramente debe ser garantizada por adelantado.
Estamos contentos de oír que vosotros entendéis que ninguna institución está autorizada a determinar la constitución del estado retroactivamente, y que el estado será libre en ciertas esferas para determinar la constitución y el régimen de acuerdo con la voluntad de sus ciudadanos.
Junto con esto, el Ejecutivo aprecia vuestras demandas y se da cuenta que involucran cuestiones que preocupan no sólo a los miembros de Agudat Israel sino también a muchos defensores de la fe judía, tanto dentro de los campamentos sionistas como fuera de los marcos partidarios, quienes entenderían completamente vuestra demanda de que el Ejecutivo de la Agencia Judía os informe de su posición en los asuntos que habéis elevado y que estipule lo que está preparado para llevar a cabo respecto a vuestras demandas en dichos asuntos, dentro de los límites de su influencia y poderes de decisión.
El Ejecutivo de la Agencia Judía ha encomendado a los abajo firmantes a formular su posición en las cuestiones que habéis mencionado en las discusiones. Por la presente nosotros os informamos de la posición del Ejecutivo de la Agencia Judía:
La Fundación Estructural para la Adaptación Político-Religiosa.
a. El Shabat: Es claro que el día legal de descanso en el Estado Judío será el sábado, obviamente permitiendo a los cristianos y miembros de otras religiones descansar en su propia festividad semanal.
b. Kashrut: Uno debe usar todos los medios requeridos para asegurar que cada cocina estatal destinada a judíos tendrá comida kasher.
c. Asuntos Maritales: Todos los miembros del Ejecutivo reconocen la naturaleza seria del problema y las grandes dificultades involucradas. Todas las instituciones representadas por el Ejecutivo de la Agencia Judía harán todo lo que puede ser hecho para satisfacer las necesidades de las personas observantes de la religión en este asunto y para prevenir una grieta en el Pueblo Judío.
d. Educación: Será garantizada la total autonomía de cada corriente educativa (incidentalmente, esta regla se aplica en la Asociación Sionista y en el "Knesset Israel"(1) hoy en día); el Gobierno no tomará ninguna medida que afecte negativamente la apreciación religiosa y la conciencia religiosa de ninguna parte de Israel. El Estado, por supuesto, determinará los estudios obligatorios mínimos - la lengua hebrea, historia, ciencias, y similares - y supervisará el cumplimiento de este mínimo, pero otorgará libertad completa a cada corriente para conducir su educación de acuerdo a su conciencia y evitará cualquier efecto adverso en la conciencia religiosa.

Sinceramente,

Por el Ejecutivo de la Agencia Judía
D. Ben-Gurión
Rabbi Y. L. Fishman, Y. Greenbaum

Encuesta en la sociedad, sobre la religión

Los ciudadanos siguen divididos sobre si Israel debe ir hacia una completa separación entre el estado y la religión, pero concuerdan en que este asunto es uno de los más espinosos que les atañe para el futuro y que causa más tensiones. Así se deduce de una encuesta realizada por el Instituto Smith para la asociación “Libertad religiosa e igualdad”, y de la que da cuenta el diario Yediot Aharonot. Realizada con motivo del comienzo del año nuevo hebreo 5772, el Rosh Hashaná, los encuestadores preguntaron la opinión de la gente sobre todo tipo de cuestiones que afligen a la sociedad en materia religiosa, y destacaron las “tensiones entre laicos y religiosos” como el principal problema social (37%). Un 33% menciona “las tensiones entre la derecha y la izquierda”, un 14% las que hay “entre ricos y pobres”, un 4% “entre ashkenazíes (judíos de origen
centroeuropeo) y mizrahíes (de origen norteafricano y países árabes)”, y un 2% entre “israelíes nativos e inmigrantes judíos”.
Según el sondeo, realizado entre una muestra de 800 personas mayores de edad, el 56% de los israelíes creen que habría que separar el estado de la religión, mientras que el resto se opone a la propuesta. Por grupos sociales, un 80% de los israelíes que se definen como “laicos” aboga por la separación, en tanto que se oponen un 87% de los “religiosos” y un 54% de los “tradicionalistas”.
Israel se rige por un statu quo en materia religiosa alcanzado hace más de 50 años por el primer ministro David Ben Gurión, que, aunque ha experimentado algunos cambios, mantiene vigentes los principios claves. Así por ejemplo la posibilidad de concertar matrimonios es exclusivo monopolio de la ortodoxia judía (y por derivación de los sacerdotes cristianos y cadíes musulmanes), como también las conversiones al judaísmo, de las que dependen los registros civiles.
Los seminarios rabínicos también reciben desde entonces contribuciones públicas y los estudiantes de la Torá a tiempo completo están eximidos del servicio militar (2 años para mujeres y 3 para hombres). El sondeo indica sobre estas cuestiones que el 77% de los encuestados apoya la
prestación de algún tipo de servicio a la sociedad, sea militar o social. Otro 10% pide fijar una cuota de exenciones y al resto alistarlos, y el 13% restante aboga por preservar el orden actual.

Ruaj Tzahal

Traducido por Haron Kababie

El Ejército para la defensa del Estado de Israel tiene como objetivo defender y proteger al Estado de Israel y su independencia, y frustrar los intentos del enemigo de trastornar la calidad de vida de sus ciudadanos.
Los soldados de Tzahal están obligados a luchar, dedicar sus fuerzas, e incluso comprometer su alma para la defensa del Estado de Israel, sus ciudadanos y habitantes. Los soldados de Tzahal actuarán según los principios éticos de Tzahal y sus órdenes, cuidando las leyes del Estado y en respeto por el ser humano y por los principios del Estado de Israel como estado judío y democrático.

Principios básicos

Defensa del Estado, sus ciudadanos y habitantes
El objetivo de Tzahal es defender la existencia del Estado de Israel y su independencia y garantizar seguridad a sus ciudadanos y habitantes.

Amor a la patria y lealtad al estado
En la base del servicio en Tzahal se encuentran el amor a la patria, la obligación y la entrega al Estado de Israel – estado democrático que constituye la casa nacional del pueblo judío.

Respeto al ser humano
Tzahal y sus soldados están obligados a cuidar que sea respetada la vida humana. Toda persona tiene derecho de ser respetada sin importar proveniencia, religión, nacionalidad, sexo, status o cargo.

Adhesión al objetivo y empeño por la victoria
El soldado luchará con entrega teniendo presentes todos los riesgos y obstáculos y se adherirá a su objetivo con determinación y entendimiento, hasta el punto de comprometer su alma.

Responsabilidad
El soldado se verá a él mismo como parte activa en la defensa del estado, sus ciudadanos y habitantes. El soldado actuará demostrando iniciativa y vela, sentido común en su marco, viendo cierto el cargo de la responsabilidad en todas sus acciones.

Confianza
El soldado presentará las cosas como son, completas, exactas, planeadas, en la realización y en el informe y actuará de tal forma que sus iguales y comandantes puedan confiar en el al momento de realizar la misión.

Ejemplo personal
El soldado actuará según se exija de el y cumplirá lo que el exige de su prójimo, estando consciente de sus posibilidades y responsabilidades, dentro y fuera del ejercito; constituir ejemplo digno.

Vida humana
El soldado actuará de forma consciente y segura en todas sus acciones, teniendo como más importante la vida humana. Al momento de la batalla se arriesgará a él mismo y a sus iguales en lo necesario para el cumplimiento de la misión.

Pureza del arma
El soldado hará uso de su arma y fuerzas solamente para el cumplimiento de su misión, únicamente para lo necesario. El soldado no hará uso de su fuerza o de su arma para herir seres humanos que no son soldados, y hará todo lo posible para evitar herirlos, lastimarlos o dañarlos, en lo físico, moral o a sus pertenencias.

Profesionalismo
El soldado aspirará al conocimiento profesional y a las habilidades necesarias para el cumplimiento de su cargo y se empeñara en la mejora constante de sus logros personales y de los de su unidad.

Disciplina
El soldado actuará de la mejor forma posible para la realización completa y exitosa de lo que le es exigido según las ordenes. El soldado será preciso al dar órdenes legales y no obedecerá órdenes ilegales.

Amistad/unión
El soldado actuará con fraternidad y entrega a sus amigos en el servicio y estará siempre para su ayuda cuando la necesitan o dependan de el. Se entregará a todo peligro y dificultad hasta el punto de arriesgar su vida.

Misión/función
El soldado verá en su servicio militar una misión; dará todo lo posible para la defensa del estado, sus ciudadanos y habitantes. Esto como representante de Tzahal en función y en el marco de la autoridad que se le fue dada según las ordenes del ejército.


Grupos religiosos
Datiim Leumim
Son una evolución moderna de los primeros grupos sionistas religiosos, como "Hamizraji", fundado en 1902 por el rabino Itzjak Yaakov Weiss y que se inspiraron en las enseñanzas del Rabino Abraham Itzjak HaCohen Kook. Tras la guerra de 1967, liderados por el rabino Tzvi Yehuda Kook, se transformaron en un movimiento colonizador pionero (Gush Emunim) en todos los territorios. Los sionistas religiosos fundaron yeshivot y dirigieron rabinatos en ciudades importantes a costa de los jaredim. La posibilidad de estudiar en escuelas religiosas en el marco del ejército (yeshivot esder) reforzó al movimiento dentro del Tzahal. Según la Universidad de Bar Ilan, los datiim leumim son un millón de personas (13-18% de los judíos de Israel), 28% de ellos se define como "jaredim nacionales", 45% religiosos nacionales y 27% religiosos modernos. El 80% se declaran políticamente de derecha y el 15-20% como de centro o de izquierda. En 2007 se publicó que el 70% de los egresados en el curso de oficiales de Tzahal eran "kiput srugot", una realidad que cuestiona el accionar de soldados al desalojar colonias judías o a la hora de decidir escuchar las enseñanzas de los rabinos frente a las autoridades del ejército.

Jaredim
También conocidos como ultraortodoxos o "los temerosos de Dios" (9% de la población israelí), son judíos que rechazan parcialmente la "modernidad" occidental, tanto en lo que se refiere a costumbres como en lo que toca a la ideología.
Dos principios fundamentales guían éste mundo: Daat Torah (lo que dice la Torá), y Emunat Jajamim ("la fe en los sabios".
En Israel, las 3 comunidades principales son la de Jerusalem, con el barrio de Mea Shearim, Bnei Barak y Modiin Illit. En la mayor parte de los grupos jaredím (aunque no en todos), se notó entre los años 1970-80 una tendencia al desarrollo del trabajo de las mujeres, sobre todo cuando el marido no trabaja, sino que se consagra al estudio de los textos sagrados. Crearon partidos políticos para defender sus intereses sectoriales: los jaredim ortodoxos ashkenazim fundaron Agudat Israel y los sefaradim fundaron Shas. Sin ser un mundo especialmente violento, el mundo jaredí está convencido de tener el monopolio de la verdad. Esta actitud conduce a conflictos internos y externos bastante frecuentes, sobre todo en Israel.

Jasidim
Fue el movimiento que en Polonia y Ucrania dio respuesta a la pobreza que cundió entre el pueblo, que privaba de la mayor parte de los judíos de una educación erudita y profunda como lo planteaban las grandes ieshivot, que aparecían entonces como el ideal de formación judía. Esta frustración, así como la provocada por la falsedad del movimiento mesiánico de Shavtai Tzví en el siglo XVI, sumado a las persecuciones y pogroms por parte del régimen civil, atrajeron a grandes masas judías a una forma de culto a Dios que exigía mucho menos nivel socio-económico y cultural, y ofrecía una esperanza basada en la fe contra todas las adversidades.
El jasidismo nació como movimiento en el siglo XVII, fundado por el Baal Shem Tov, que enseñó a las multitudes otros medios de expresar la fe, en los que predominaba el sentimiento y no el intelecto. La jasidut cultivó la fe inocente y la capacidad espiritual de conservar el optimismo y la esperanza en el futuro, así como el respeto por los hombres simples.

Laicos
Es quizás el grupo más complicado de definir y ubicar en términos étnicos. La Central de Estadísticas publicó (2009) que 42% de los israelíes se definían como no religiosos o laicos. El Centro Gutman (2007) publicó una encuesta en donde explica que el 20% de los israelíes son laicos. En su mayoría de origen ashkenazí y ubicados geográficamente en la costa mediterránea del país, suelen ser considerados como la elite dominante de la sociedad (son catalogados despectivamente "Shenkinaim", los que ocupan las posiciones claves dentro del conglomerado social. En general, se inclinan hacia la moderación, son liberales, instruidos y progresistas, en cuanto su tendencia política es de centro o centro-izquierda (Avodá o Meretz).

Cristianismo e Islam

ISLAM

Islam es una palabra árabe que significa “sumisión”, en el contexto religioso, se entiende como “sumisión a la voluntad de Alá”.
A partir de la prédica del profeta Mahoma (nacido el 570 d.e.c), surge el Islam en La Meca, Arabia Saudita.
El Islam, credo monoteísta heredero de la tradición bíblica judeocristiana, considera a Mahoma el más importante de los 26 profetas, entre los que cuentan Moisés y Jesús. El libro sagrado del Islam es El Corán en donde Alá revela a Mahoma cómo deben vivir los hombres.
Los pilares del Islam se basan en el cumplimiento de cinco reglas:
- Shahada: No existe otro Dios que Alá, y Mahoma es su profeta.
- Sakat: Orar cinco veces al día de cara a La Meca.
- Zakat: Hacer caridad.
- Sawn: Practicar ayuno durante el mes de Ramadan.
- Hayy: Por lo menos una vez en la vida, peregrinar a La Meca, la ciudad Sagrada del Islam.
La shariah es la ley sagrada del Islam que se aplica a todos los aspectos de la vida, y la sunna se refiere a las leyes estrictamente jurídicas.
Existen cuatro corrientes principales del Islam:
- Sunnitas: representan el 83 del mundo islámico. Renococen a los cuatro primeros califas como sucesores de Mahoma.
- Chiítas: consideran al imán como la principal autoridad religiosa. Este grupo representa al 16% del Islam.
- Ismailíes: este grupo considera al Aga Khan como su imán.
- Wahabies: movimiento reformista del Islam iniciado en el siglo XVII

CRISTIANISMO

Los cristianos creen que Jesús fue el hijo de Dios. El cristianismo surgió hacia el año 30 d.e.c en Jerusalén. Su símbolo es la cruz que significa el lugar en donde él murió.
Existen diferentes tipos de cristianos: los católicos, que representan el 56%, los protestantes, el 24,5%, ortodoxos orientales, el 9,3% y el resto se divide entre otros grupos minoritarios.
Los primeros cristianos fueron de origen judío, religión que establece las bases del futuro credo (Jesús había nacido en el seno de una familia judía).
Los primeros cristianos fueron perseguidos por el Estado Romano hasta el año 392 d.e.c.
La unidad de la cristiandad se rompería primero en el siglo V, con la separación de algunas comunidades orientales, luego en el siglo XI por la ruptura entre Roma y Bizancio y finalmente en el siglo XVI con la Reforma Protestante. Los últimos siglos han dado lugar a numerosos grupos de orígenes cristianos pero independientes de la tutela romana.



¿CUÁL ES LA DISCREPANCIA ENTRE LAICOS Y RELIGIOSOS?

El acta de independencia del Estado de Israel establece que Israel es un país democrático y judío. La discusión gira alrededor de algunos puntos, éstos son algunos de ellos:

El ligamento entre religión y Estado:
La gran discusión gira alrededor de la autoridad que ejercen las instituciones legislativas estatales sobre la legislación de leyes de carácter religioso. En otras palabras ¿acaso las leyes de la ‘halajá’ (la ley judía) deben regir a todos los ciudadanos del país, religiosos, seculares y personas no judías?
Por ejemplo:
¿Por qué paralizar la circulación de los medios de transporte en Shabat? El que no desea viajar en sábado puede elegir no hacerlo.
¿Por qué solamente es permitido casarse por medio de la ‘Rabanut’ (Institución Rabínica)? ¿Por qué la pareja no puede elegir de qué forma desea casarse?
¿Por qué la ‘halajá’ influye sobre la definición de “quién es un judío”? (al realizar el censo de población, o en la Ley de Retorno), porque una persona podría autodefinirse judío según su deseo de pertenecer al pueblo judío.

Los partidarios de la idea de ligar Estado con religión afirman que Israel es un país judío democrático, por consiguiente, la religión debe influir al dictar leyes y establecer cierto modo de vida en el país. Asimismo, alegan que la población religiosa tiene derecho de intentar intervenir en el Parlamento en el momento de legislar y pactar leyes. Ellos insisten en que lo anterior no contradice la democracia (hay quienes consideran la ‘halajá’ judía superior), y al mismo tiempo reclaman que la única forma de asegurar el carácter judío del Estado de Israel es a través de las instituciones estatales, sus leyes y reglamentos.
Los opositores a dicho ligamento se resisten a una legislación de carácter religioso sobre asuntos y temas que afectan los derechos del ser humano y su libertad. Éstos opinan que asuntos tales como matrimonio, divorcio, sepultura o la función de servicios elementales en sábados y días festivos, se concreten como asuntos civiles y no religiosos.

El servicio militar de estudiantes de las ‘Yeshivot’:
Otro punto de discordia entre laicos y religiosos y ortodoxos es el servicio militar en el ejército de defensa israelí. Los rabinos ortodoxos rechazan la idea de que los jóvenes religiosos se enrolen al ejército por dos motivos: en primera, alegan que los estudiantes de ‘yeshivot’ deben entregarse por completo al estudio de la ‘Toráh’, y que de esta forma cumplen su compromiso con la sociedad y con el país.
El segundo motivo define que la vida en el ejército es demasiado laica y que puede influir de forma negativa sobre los jóvenes, provocando su alejamiento de la religión.
Un punto significativo en esta discordancia es la postura manifestada por los ortodoxos. La mayoría de ellos no reconoce al Estado de Israel, que es sionista en su esencia, por lo que tampoco admiten el servicio en ‘Tzahal’, que es su ejército.
Desde los primeros días de existencia del Estado de Israel se admitió una “exención” especial del servicio militar a algunos cientos de jóvenes estudiantes ortodoxos para permitirles seguir estudiando en las ‘yeshivot’. Como consecuencia de algunos acuerdos de coalición, este número se incrementó y llegó a miles por año.

Los que se reclutan a ‘Tzahal’ reclaman que la responsabilidad por la seguridad del país no recae sobre todos por igual. Es importante recalcar que jóvenes religiosos y tradicionalistas sirven en el ejército y que la discusión es con el sector ortodoxo.
Para comprobar que existe una solución para jóvenes religiosos, los partidarios del servicio militar proponen un arreglo que enlaza el estudio de la ‘Toráh’ con la vida militar, incluso en las unidades de combate.
Fue así como surgió la idea de las ‘yeshivot hahesder’ (creadas para jóvenes religiosos nacionalistas). Éstas, incitan a sus estudiantes a seguir con el estudio de la ‘Toráh’ al mismo tiempo de cumplir con su servicio militar, enrolados, generalmente, en unidades de combate.
El llamado a la anulación de la “exención” del servicio militar de los jóvenes ortodoxos, fue uno de los temas centrales en las elecciones de 1999.


Composición de la sociedad israelí y el multiculturalismo

Árabes Musulmanes
Son casi un millón de personas, la mayoría de los cuales son sunitas. Viven principalmente en aldeas y pueblos pequeños, más de la mitad de ellos en el norte del país. No todos ellos se consideran a sí mismos religiosos, sin embargo, algunos preceptos básicos son aceptados por la mayoría del público árabe. Por ejemplo, la prohibición de comer carne de cerdo (considerada más impura según el Islam que según las leyes del judaísmo), o el cumplimiento del ayuno de Ramadán, que envuelve a toda la población musulmana.
Los musulmanes cuentan con juzgados comunitarios propios, como el juzgado ‘Shar-i’, similar al juzgado rabínico de los judíos.
Los ciudadanos árabes de Israel se encuentran concentrados en tres zonas principales: en la Galilea, en el Sharón a lo largo de la linea verde y en el Neguev. La mayoría vive en aldeas o pueblos y ciudades que anteriormente fueron pequeñas aldeas.
La comunidad árabe-israelí, enfrentó una revolución social desde la creación del Estado de Israel. Anteriormente las niñas no estudiaban, así como parte de los niños. Hoy en día esto cambió. Cada vez más jóvenes realizan estudios académicos. La mayor concentración de universitarios árabes se encuentra en la Universidad de Haifa.
La queja principal de los árabes israelíes es que su posición en la sociedad israelí es inferior y que les es difícil prosperar de la misma manera que los judíos. A pesar del progreso de cierto sector social, varios de ellos (en mayor cantidad que los judíos) trabajan en construcción, talleres mecánicos y servicios.
Los árabes de Israel están involucrados en la vida política del país. Cuentan con autoridades locales que su poder es relativamente considerable. Así mismo, han surgido partidos políticos del público árabe, y tienen representantes en el Parlamento israelí.

Árabes drusos
Los drusos hablan y se identifican como árabes con su propia religión y sus normas culturales. La religión drusa se separó del islam en el siglo X en Egipto, aunque afirman ser partes del islam (los drusos israelíes rechazan esto). La religión, que es monoteísta, acepta a los profetas de las tradiciones griega, judeocristiana e islámica y creen en la reencarnación. Los drusos mantienen en secreto buena parte de su fé religiosa (“taqiyya”, tomada del chiismo), no aceptan conversiones y desaconsejan firmemente las conversaciones religiosas. Los drusos israelíes sirven en el ejército israelí, voluntariamente desde 1948 y, a solicitud de la comunidad drusa, obligatoriamente desde 1956.
Los drusos en Israel viven en aldeas drusas separadas aunque algunos pueblos tienen una población mixta que incluye a los árabes musulmanes y cristianos. Los drusos también tienen un sistema educativo separado y su propio sistema judicial. En Israel, 1.6% de la población es drusa (aproximadamente 127.000 almas) y, entre los árabes israelíes, el 8.4% son drusos. Los drusos tienen una estructura social muy similar a la de los árabes de la región. En el Golán viven 20.000 drusos, que son residentes permanentes pero no aceptan la ciudadanía israelí y declaran “desear” regresar a Siria.

Árabes cristianos
Los árabes cristianos son el 9% de la población árabe en Israel y el 2% del total. El 70% de ellos viven en el norte, en poblados como Nazareth, Shfaram o Kfar Kana. Hablamos de unas 120.000 personas. Las comunidades cristianas pueden dividirse en cuatro grupos básicos: ortodoxos calcedonianos, ortodoxos no calcedonianos (monifisitas), católicos romanos y protestantes. Con la excepción de las iglesias nacionales como la armenia, las mayorías son árabes parlantes y, probablemente, descendientes de las que existían en el período bizantino. Hay muchos árabes cristianos que abandonaron Israel para emigrar hacia otros países, motivados por un mejor nivel de vida y por la persecución que sufrían ante la mayoría musulmana. Un ejemplo de esto es Chile.
Su forma de vida siempre fue más moderna que la de sus hermanos los musulmanes. Los árabes cristianos en Israel se han destacado por sus dirigentes políticos, muchos de los cuales han representando a todos los árabes en Israel. Los diputados Tufik Tibi, Emil Habibi o Azmi Bishara son una muestra de esta camada de dirigentes.

Mizrajim
Originalmente el uso del término mizraji y "Edot ha-Mizraj" fue una traducción de la palabra árabe mashrīqī (oriental), que se refería a la gente de Siria, Irak y otros países asiáticos (como Persia), mientras que a los judíos del norte de África se les llamaba, en árabe, magāriba (magrebíes). Muchos los denominan, erróneamente, "sefaradim".
Toman su interpretación de los preceptos de las escuelas rabínicas de Babilonia. En el Israel actual esta palabra hace referencia a todos los judíos de países árabes asiáticos, aunque muchos mizrajim rechazan el uso de este término y prefieren ser identificados por su país de origen, o el de sus antepasados inmediatos, y no por una palabra que los englobe.
Actualmente, al menos 40.000 mizrajim siguen viviendo en los países musulmanes no árabes, principalmente en Irán, pero también en Uzbekistán, Azerbaiyán y Turquía. Hay muy pocos que todavía vive en países árabes, destacando las comunidades de Marruecos y Túnez, con 5.000 y 2.000 judíos. Otros países que anteriormente tenían importantes y antiguas comunidades judías, como Líbano, hoy tienen 100 judíos.

Jaredim
También conocidos como ultraortodoxos o "los temerosos de Dios" (9% de la población israelí), son judíos que rechazan parcialmente la "modernidad" occidental, tanto en lo que se refiere a costumbres como en lo que toca a la ideología.
Dos principios fundamentales guían éste mundo: Daat Torah (lo que dice la Torá), y Emunat Jajamim ("la fe en los sabios".
En Israel, las 3 comunidades principales son la de Jerusalem, con el barrio de Mea Shearim, Bnei Barak y Modiin Illit. En la mayor parte de los grupos jaredím (aunque no en todos), se notó entre los años 1970-80 una tendencia al desarrollo del trabajo de las mujeres, sobre todo cuando el marido no trabaja, sino que se consagra al estudio de los textos sagrados. Crearon partidos políticos para defender sus intereses sectoriales: los jaredim ortodoxos ashkenazim fundaron Agudat Israel y los sefaradim fundaron Shas. Sin ser un mundo especialmente violento, el mundo jaredí está convencido de tener el monopolio de la verdad. Esta actitud conduce a conflictos internos y externos bastante frecuentes, sobre todo en Israel.

Laicos
Es quizás el grupo más complicado de definir y ubicar en términos étnicos. La Central de Estadísticas publicó (2009) que 42% de los israelíes se definían como no religiosos o laicos. El Centro Gutman (2007) publicó una encuesta en donde explica que el 20% de los israelíes son laicos. En su mayoría de origen ashkenazí y ubicados geográficamente en la costa mediterránea del país, suelen ser considerados como la elite dominante de la sociedad (son catalogados despectivamente "Shenkinaim", los que ocupan las posiciones claves dentro del conglomerado social. En general, se inclinan hacia la moderación, son liberales, instruidos y progresistas, en cuanto su tendencia política es de centro o centro-izquierda (Avodá o Meretz).

Etiopim
Su nexo con el judaísmo es más que nada mitológico. Se los considera descendientes del Rey Salomón y la Reina de Saba.
Emigraron hacia Israel en dos olas:
- 1984 a través de la Operación Moshé, en la que llegaron cerca de 8000 olim vía Sudán
- 1991 a través de la Operación Shlomó llegaron 14300 olim desde Addis Abeba.
La comunidad judia etiope está amparada en la Ley del Retorno desde 1975. En el momento hubo una gran controversia sobre considerarlos judíos o no, y por más que se reconoció que eran judíos, se los obligó a pasar por una conversión ortodoxa.
Hoy en día son aproximadamente 100.000 olim, repartidos entre ciudades y merkazei klitá (centros de absorción). La creación de estos centros fue necesaria para amortiguar el choque cultural al que serían expuestos una vez llegaran a Israel.

Ashkenazim
Ashkenazi era el nombre que recibía el judío de Alemania, Holanda y del norte de Francia, y, desde el siglo XVI, también todos los judíos del oriente de Europa y sus descendientes. Los ashkenazim desarrollaron un rito particular hablando el dialecto idish (una mezcla de alemán, hebreo y eslavo). La idea del renacimiento nacional político nació en Europa, las primeras aliot y la estructura sociopolítica de Israel también fue "ashkenazi".
Se calcula que; entre los judíos que se definen étnicamente (son la minoría en Israel) un 60% son sefaradim y 40% son ashkenazim.

Kibutznikim
Fueron el paradigma y el modelo del Nuevo Judío: jóvenes, trabajadores de la tierra, soldados valientes y con un fuerte amor sionista, a la tierra y al trabajo agrícola. Fueron la fuente e inspiración de los principales ideólogos y forjadores del estado en nacimiento y muchos de estos mismos fueron kibutznikim de origen. Con el tiempo, el ideal del trabajo de la tierra fue perdiendo espacio en pos de otros sectores de la economía, como la industria y los servicios. En las últimas dos décadas, como consecuencia de malas administraciones y negocios fallidos (tanto internos como externos), la mayoría de estas comunidades se encuentran en la bancarrota y algunas hasta quebraron para revivir "privatizadas".
La paradoja más significativa de este sector, es que históricamente fue el que cargó con todos los problemas y tribulaciones del recién nacido estado y se encargó del resto de los sectores de la sociedad, mientras que hoy está luchando por su supervivencia y se halla frente a cambios muy profundos en sus formas de vida y en la economía, acompañados por el desdén y la indiferencia del resto de sus compatriotas. En la actualidad, menos del 2% de la población israelí vive en kibutzim.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo